Consejos para ser feliz

felicidadLa felicidad no aparece por arte de magia, la felicidad es algo que tienes que cultivar. Ser feliz o no depende de nuestra personalidad, pero sobre todo, depende de pensamientos y comportamientos que podemos controlar y cambiar. Gracias a eso, se puede aprender a ser feliz.

¿Sabes cómo ser feliz? Te voy a plantear 11 hábitos sencillos para ser más feliz.

1. Haz ejercicio

No tienes que estar todo el día haciendo ejercicio, basta con 10 minutos. Empieza con algo que puedas encajar en tu agenda. El ejercicio ha demostrado tener un efecto muy beneficioso en el bienestar físico y metal. Se usa como una estrategia muy eficaz para superar la depresión, pero no tienes que estar deprimido para beneficiarte al hacer algo de ejercicio.

El ejercicio te va a ayudar a relajarte, aumentará tu capacidad de concentración e incluso mejorará tu imagen física.

2. Descansa, duerme mejor

Ya sabemos que el sueño nos permite recuperarnos todos los días y que cuando descansamos estamos más productivos en nuestras tareas diarias. Además se ha descubierto que el sueño también es importante para la felicidad. Diversos estudios han planteado que descansar nos hace menos sensibles a emociones negativas. Tampoco podemos olvidar que un buen descanso te hace empezar el día con mejor actitud y eso puede marcar la diferencia para tener un día feliz.

3. Cuida tus relaciones

La felicidad depende de cómo manejamos nuestras emociones y nuestras relaciones con los demás. El tiempo que pasas con tu familia o con tus amigos influye decisivamente en lo feliz que te sientas. Casi todas las cosas que pensamos que nos harán más felices solo son en realidad maneras de aumentar nuestras relaciones, de tener más amigos.

Todas las relaciones con amigos o familiares hay que cuidarlas y el tiempo que dediques a relacionarte con los demás es muy valioso. Tienes que hacerles saber que aprecias lo que hacen por ti y que son una parte importante de tu vida.

4. Sal al exterior

En cuanto haga buen tiempo sal a la calle, a un parque, al campo, a la playa. Estar 20 minutos al aire libre es suficiente para que tengas un estado de ánimo positivo. Veinte minutos es un espacio de tiempo bastante corto que puedes encajar en los desplazamientos al trabajo, en la hora de la merienda o un descanso.

5. Ayuda a otros

Dedica dos horas a la semana a ayudar a los demás. Este es uno de los mejores consejos que te puedo dar para ser feliz. Ayuda a los demás. Hacer el bien tiene un efecto inmediato en nuestro bienestar y si se hace de forma continuada su efecto te hace ver la vida de una forma más positiva, más plena.

Si no puedes liberar dos horas a la semana plantéate participar en una actividad de voluntariado al año. Una actividad que te ocupe un fin de semana, una semana, el tiempo que puedas disponer.

sonrie6. Sonríe, sé optimista

Sonreír te puede hacer sentir mejor, pero no una falsa sonrisa, es mejor si detrás de esa “sonrisa real” hay pensamientos positivos. Tienes que desarrollar el hábito de ver el lado positivo de las cosas. No hay que engañarse, sabemos que suceden cosas malas, pero casi siempre lo que es correcto triunfa sobre lo que está mal.

Tienes que combatir las emociones negativas como el pesimismo y el resentimiento, fomentando las emociones positivas. Dependiendo de tu personalidad te puede llevar tiempo cambiar la forma de ver las cosas. Debes empezar por reconocer los pensamientos negativos cuando se producen, detenerlos haciéndote las siguientes preguntas. ¿La situación es realmente tan mala? ¿Hay otra manera de ver la situación? ¿Qué puedo aprender de esto para el futuro?

Otra posibilidad para recuperar el optimismo es llevar un “diario de buenos momentos”, un documento donde escribas cada día uno o dos momentos que merezcan la pena ser recordados (esta idea la saque del blog de Ángel María). No tienen que ser grandes cosas: un abrazo, un momento de risas con tus hijos, un paseo en bici… Este diario es una estupenda herramienta para ver los aspectos positivos que tiene la vida.

7. Se agradecido

La gratitud es algo más que decir gracias, es agradecimiento a la vida, es reconocer la buena fortuna. Tienes que conseguir que la gratitud sea el último pensamiento antes de ir a dormir. Hacer esto te acerca a la felicidad.

Te propongo un sencillo ejercicio. Al empezar el día o al finalizar siéntate y escribe tres cosas por las cuales estás agradecido ese día. Puedes repetirlas pero no dejes de escribirlas y de sentir el agradecimiento por ellas. Este ejercicio es otra forma de ver el diario de buenos momentos que menciono en el punto anterior.

8. Encuentra tu propósito

Aquellos que se esfuerzan por alcanzar un objetivo o cumplir una misión son más felices que los que no tienen esas aspiraciones. Tener un objetivo te da una sensación de propósito y refuerza la autoestima. Trata de alinear alguna de tus actividades diarias con el propósito de tu vida.

¿Tienes un objetivo en tu vida? Puedes ser cualquier cosa, cuidar un jardín, un huerto, dar un futuro mejor a tus hijos o una búsqueda espiritual. Si no tienes un objetivo hazte las siguientes preguntas para descubrir cuál es tu propósito: ¿Que me entusiasma y me da energía? ¿Cuáles son mis mayores éxitos? ¿Cómo quiero que me recuerden?

9. Perdona

El rencor puede afectar tanto a la salud física como a la mental, hay que perdonar. No pasar página sobre algo malo que te haya pasado te puede llevar a un agujero sin salida.

Puede ser difícil pero estos pasos quizás te puedan ayudar a perdonar. En primer lugar, recordar el dolor. Entonces empatizar y tratar de entender el acto desde el punto de vista de la persona que nos ha hecho daño. Sé altruista, recuerda algún momento en tu vida en el que te perdonaron. Pon tu perdón en palabras, escríbelo.

10. Medita

La meditación es una potente herramienta que te ayuda a centrarte, a clarificar las cosas y a mantener la calma. Meditar de forma regular te hará más feliz a largo plazo.

Aunque puede parecer complicado solo es cuestión de empezar y de ir mejorando la técnica para meditar. En el siguiente video tienes un método que te puede ayudar a empezar de una forma sencilla, basta con dedicarle 1 minuto al día.

11. Planifica un viaje

Aunque no lo puedas hacer solo por planificar un viaje veras como mejora tu ánimo. Imagínate pensando un destino, ese sitio que quieres visitar, piensa como vas ir, que lugares concretos quieres conocer, busca imágenes de esos lugares. Encuentra el hotel donde te vas a alojar. No te olvides de pensar las actividades que puedes realizar, excursiones a caballo, submarinismo o visitas a museos.

Aunque este año no lo puedas hacer, quizás estas abriendo la puerta a una posibilidad más cercana de lo que piensas y tu sensación de felicidad aumentará.

Si has llegado hasta aquí, has demostrado interés en ser feliz y eso es lo más importante. La intención de ser feliz es lo primero que debes tener claro. Elige ser feliz, porque puedes ser feliz. Una vez que te hayas decidido a ser más feliz, selecciona las estrategias que te resulten más adecuadas a tu situación.

No pienses en la felicidad como un resultado, tienes que verla como el camino. Por eso te planteo en los distintos puntos ejercicios prácticos que al hacerlos te producen sensaciones y emociones que te acercaran a la felicidad.

No lo retrases esperando un día en el que estés menos ocupado, céntrate en los aspectos positivos del momento presente, empieza a trabajar ahora. Sin vivir el pasado ni preocuparte por el futuro.

Imágenes de Flickr y Flickr.

Publicada el

Alimentos que ayudan a adelgazar

alimentos_mercado¿De verdad, hay alimentos que te ayudan con la dieta? ¡¡Pues si!!

Hay alimentos que te pueden ayudar a adelgazar. Algunos porque te ayudan a sentirte saciado durante más tiempo, otros influyen en el metabolismo de tu cuerpo y no hay que olvidar que los alimentos no se asimilan de la misma forma, transformándose en calorías de distinta forma.

Estos alimentos pueden tener diferentes efectos sobre el hambre, las hormonas y las calorías que quemamos, ayudándonos a perder peso. Si quieres adelgazar añade algunos de estos alimentos a tu lista de la compra, veras como te ayudan.

1. Huevos enteros

Los huevos tienen mala reputación, por ser altos en colesterol e incluso por ser malos para las dietas de pérdida de peso. Por suerte, ya se ha demostrado que los que comen huevos no tienen más colesterol malo que el resto. Hay estudios que confirman que no afectan negativamente al colesterol ni causan ataques al corazón.

Respecto a su efecto en la dieta, los huevos se encuentran entre los mejores alimentos que puedes comer si quieres bajar de peso. Son ricos en proteínas, grasas saludables, y pueden hacer que te sientas lleno con pocas calorías.

En varios estudios (NCBI y Nature) se han visto los beneficios de empezar el día desayunado huevo. Un grupo de personas que hacían dieta y que comían huevos en el desayuno se sentían satisfechas durante más tiempo y perdieron el doble de peso que los que recibieron la misma cantidad de calorías pero comiendo panecillos.

Aunque no debemos pensar solo en el desayuno, un huevo cocido puede ser un estupendo ingrediente en muchas ensaladas. Es importante que te los comas enteros ya que casi todos los nutrientes (vitaminas, proteínas) están en la yema.

2. Sopas

Nuestras abuelas nos han hablado muchas veces de las cualidades curativas de la sopa y los caldos. En muchas dietas recomiendan comer alimentos con mucha agua como frutas y verduras. Pues no es mala idea añadirle agua a la comida haciendo una sopa. Empezar una comida con una sopa nos ayuda a comer menos. Se ha confirmado que comer la misma comida pero en forma de sopa hace que nos saciemos antes.

Podemos hacer una estupenda sopa con casi todas las verduras, si son de cultivos ecológicos mucho mejor y condimentarlas con hierbas aromáticas para conseguir sabores intensos y sabrosos. Otra opción es hacer purés con verduras en los que el agua sea un ingrediente importante.

3. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un alimento muy popular en la comunidad de la salud natural. Es conocido por sus múltiples virtudes para la salud.

Se usa habitualmente para condimentar ensaladas y otros platos. Incluso se puede beber diluido en agua. Incluirlo en la dieta puede ser muy útil para aquellos que están tratando perder peso. Un estudio realizado en Japón con individuos obesos mostro que el consumo de este vinagre ayudo a la pérdida de peso.

Elije siempre un vinagre de manzana de buena calidad hecho con manzanas ecológicas.

4. Guindilla

Si no estás acostumbrado a comer picante prueba a añadir una guindilla a algunas de tus comidas. Varios estudios han demostrado que las guindillas pueden ser útiles en una dieta de pérdida de peso. Sin embargo, si comes habitualmente comida picante existe la posibilidad de que no haga el mismo efecto, todo parece indicar que se desarrolla algún tipo de tolerancia.

El efecto del picante hace disminuir el apetito y que quememos más grasa. Esto es debido a una sustancia llamada capsaicina, que se ha demostrado que ayuda a reducir el apetito y a quemar la grasa (NCBI). La capsaicina la podemos encontrar como suplemento nutricional o como ingrediente de productos para la pérdida de peso, aunque se debe consumir con precaución.

pomelos5. Pomelo

El pomelo es una fruta que destaca porque sus efectos sobre la pérdida de peso se han estudiado directamente. En un estudio con 91 personas obesas que incorporaron a su dieta medio pomelo durante 12 semanas se comprobó que perdieron más de un kilo y medio de su peso.

El pomelo no es un quema grasas, al igual que otros alimentos de esta lista, el pomelo te ayuda a sentirte saciado y a consumir menos calorías. Tiene muy pocas calorías y mucha agua.

Entre las propiedades del pomelo destacan sus efectos sobre la insulina, ayudando a mantener unos niveles bajos de esta hormona. Algunos especialistas en nutrición vinculan esta cualidad con los efectos del pomelo sobre la pérdida de peso, pero no hay estudios que lo confirmen.

Si es importante que cuando se consume este cítrico con frecuencia y en abundancia, hay que ponerlo en conocimiento del médico para evitar posibles interacciones con algunos medicamentos.

6. Chocolate negro

Una alegría. Comer chocolate negro en pequeñas cantidades y de forma ocasional nos ayuda a controlar nuestro peso. Nos ayuda porque nos anima y si estamos siguiendo una dieta para perder peso cualquier cosa que nos anime puede ser una buena ayuda.

Comer un poco de chocolate te puede ayudar a enfrentarte y superar otros antojos de comidas dulces que tengan efectos más demoledores en la dieta. Debe ser chocolate negro no consumas otra variedades de chocolate más claro.

7. Nueces, almendras y frutos secos

Aunque los frutos secos tienen muchas calorías, incluirlos en la dieta de forma moderada puede ser muy beneficioso y una ayuda para adelgazar

Diversos estudios (NCBI y Nutrition) vinculan el consumo de frutos secos con mayores pérdidas de peso frente a personas que en lugar de frutos secos consumieron otros aperitivos como galletas.

Al consumir frutos secos masticamos más que con otros alimentos y eso provoca que disminuya la sensación de hambre. Otra ventaja de los frutos secos es su gran aporte en nutrientes fundamentales en nuestra alimentación y su alto contenido en grasas saludables.

8. Verduras y hortalizas frescas

En cualquier dieta sana vamos a encontrar verduras y hortalizas. Sus cualidades las hacen fundamentales para una dieta de pérdida de peso. Son bajas en calorías y están llenas de fibra.

Comer verduras de hoja verdes es una de las mejores maneras de aumentar el volumen de las comidas sin aumentar las calorías. Además vamos a encontrar en ellas grandes cantidades de vitaminas, minerales y otros nutrientes.

No dejes de probar distintas recetas con muchas de las verduras que podemos encontrar en el mercado. Busca las que están en su temporada y si son de cultivos ecológicos muchos mejor. Mis favoritas son espinacas, brócoli, acelga y apio.

9. Legumbres

Lentejas, alubias,… Las legumbres, son baratas, variadas y se pueden preparar de muchas formas diferentes.

Las legumbres contienen muchas proteínas y fibra. Son lentas en digerir, te sentirás lleno por más tiempo, y tienen almidón resistente que nos ayuda a reducir las calorías que digerimos. Con algunas legumbres puedes tener problemas de digestión, vete probándolas hasta que encuentres las que más te gustan y te sienten bien.

semillas chia10. Semillas de chía

Las semillas de chía son uno de los alimentos más nutritivos del planeta, son ricas en ácidos grasos omega-3, calcio, hierro, magnesio y fósforo. Nos pueden ayudar a perder peso gracias que favorecen la regulación del azúcar en sangre y debido a su alto contenido en fibra.

Pueden contener hasta 12 o 15 veces su peso en agua y al mezclarse con líquidos adquieren una consistencia gelatinosa. Gracias a esta cualidad provocan una gran sensación de saciedad durante bastante tiempo. Mézclalas con leche o con zumos y espera a que absorban el líquido antes de comerlas.

11. Algunos granos enteros como la avena

La avena, la quinoa pueden ayudarte a sentirte lleno durante todo el día. Puedes tomarlos en el desayuno o añadirlos a las ensaladas para aumentar la cantidad de fibra de esos platos y sentirte lleno por más tiempo.

Busca aquellos granos que no estén refinados. Los procesos industriales disminuyen mucho la calidad de estos alimentos.

Imagenes de Pixabay, Flickr y Pixabay.

Publicada el

Consejos para eliminar toxinas de tu vida

peligro pesticidasNuestro mundo ha cambiado drásticamente en los últimos 100 años, con avances asombrosos en la sociedad y la tecnología. Por desgracia este desarrollo tan acelerado está dando lugar al aumento de enfermedades crónicas que antes eran muy poco habituales. Uno de los muchos factores que han ocasionado un aumento de las enfermedades crónicas y de las denominadas enfermedades autoinmunes es nuestra exposición a infinidad de sustancias químicas antes casi desconocidas en nuestro entorno.

Nos enfrentamos ante un problema más grave de lo que podemos pensar y nos afecta a todos, causando problemas de salud que van desde el cáncer y la diabetes a la infertilidad. Siempre hemos sabido que en grandes cantidades, muchos de los productos químicos a los que estamos expuestos son tóxicos. Sin embargo, ahora sabemos que incluso en cantidades infinitamente más pequeñas, muchos de ellos pueden ser muy perjudiciales.

Cada día, estamos expuestos a miles de sustancias químicas, en nuestros alimentos, el agua y el aire. Nuestro cuerpo, ha construido en un sistema de desintoxicación muy eficiente que funciona de forma permanente, a través de nuestro hígado, intestino, piel, riñones y pulmones. Por desgracia las cantidades que recibimos de ciertas sustancias hacen que las acumulemos de forma perjudicial. En otros casos, algunas de esas sustancias no son consideradas como toxicas por nuestro organismo, llegando a participar e influir en las reacciones químicas que se producen en el cuerpo.

Deberíamos evitar o limitar la exposición a sustancias químicas toxicas, pero están en todas partes y es algo muy difícil. Sin embargo, debemos ser proactivos e intentar reducir esta exposición. Buscando como reducir esta exposición se nos plantean opciones que pueden suponer una cambio en nuestro estilo de vida pero en esta lista he querido buscar unas estrategias sencillas de poner en práctica en el día a día.

1. Usa cosméticos y productos para el cuerpo que sean ecológicos.

Tu maquillaje debe contener sólo ingredientes naturales. Recuerda, si no lo puedes comer, tampoco lo deberías aplicar sobre la piel. La piel absorbe todas las sustancias que se encuentran en los jabones, champús y productos de maquillaje.

Muchos cosméticos comerciales están cargados metales pesados y otros ingredientes tóxicos. Lo mismo ocurre con los productos corporales que van desde champús y desodorantes a los protectores solares. Entre sus contenidos encontramos ftalatos y triclosan, que según diversos estudios tienen efectos muy perjudiciales en la salud.

Podemos encontrar en el mercado grandes opciones en productos de belleza y cuidado personal no tóxicos y ecológicos.

2. Usa productos de limpieza ecológicos.

Muchos de los detergentes, suavizantes y productos de limpieza de uso doméstico contienen sustancias dañinas para su salud.

Busca productos de limpieza ecológicos que no contengan cloro o amoniaco. Selecciona los que sean libres de petróleo, biodegradables o sin fosfatos, busca etiquetas ecológicas.

3. Come orgánico, come sano.

Cuando comes alimentos ecológicos estas ingiriendo menos pesticidas y estas ayudando a proteger el medio ambiente. Aunque hay debate sobre si muchos de estos alimentos tienen niveles superiores en nutrientes a los no orgánicos, lo que está claro es que son más seguros y saludables.

Si comer ecológico te resulta caro, intenta que algunos de los ingredientes de tu dieta sean ecológicos. Sobre todo aquellos que aparecen en la lista de los más contaminados o que vienen de países con una legislación más permisiva con la contaminación y los pesticidas. Y no te olvides de lavar muy bien todo lo que comes.

4. Deja de consumir productos perjudiciales.

El tabaco, el alcohol, e incluso la cafeína. Cuidado con las bebidas energéticas.

5. Reduce tus niveles de estrés.

Práctica de forma regular técnicas de relajación, perdona, busca la atención plena en lo que haces, y libérate emociones que son una carga. El estrés es una toxina, y muy perjudicial si es crónico. Nuestro cuerpo reacciona frente al estrés y si este es muy continuado puede llevarnos a distintas enfermedades.

Si tienes problemas emocionales no dudes en buscar ayuda, si es necesario.

6. Haz ejercicio.

Hacer ejercicio mueve nuestro cuerpo y libera toxinas. Practicar ejercicio regularmente nos permite liberar paulatinamente a través de la piel muchas de las toxinas que acumulamos con el sudor. Respirar profundamente limpia los pulmones.

Sudar es una forma de eliminar las toxinas del cuerpo. Utilizar una sauna o hacer ejercicio nos ayuda a sudar.

7. Cuida los intestinos.

Nuestros intestinos son una parte fundamental para evitar la absorción de toxinas y la expulsión de los desechos. Evita el estreñimiento que dificulta la expulsión de las heces y mantiene en nuestro interior sustancias que deben salir lo antes posible.

8. Cuidado con los ambientadores.

Los ambientadores, velas e inciensos, pueden oler bien pero contener ingredientes tóxicos. La OCU ya lo denuncio en un informe publicado el año pasado. Utilice aceites esenciales en su lugar, es una mejor forma de conseguir un buen ambiente y más saludable.

9. Trae la naturaleza a tu hogar.

Una manera sencilla y económica de limpiar el aire que respiras es tener plantas dentro de casa y de tu lugar de trabajo.

10. Descansa.

Vamos a terminar esta lista con el sueño. Descansar es la mejor manera de mantener la capacidad de desintoxicación del cuerpo, tanto a nivel mental como físico. Valora si te levantas fresco cada mañana. Si no es así, párate y plantéate porque no tienes ese sueño reparador que todos necesitamos.

Espero que algunos de estos simples consejos te ayuden a tener una vida más libre de tóxicos. Si incorporas alguno de estos consejos a tu vida vas a reducir tu exposición a productos químicos tóxicos con lo que puedes reducir el riesgo de padecer algunas de las enfermedades crónicas que afectan a tantas personas hoy en día. También puedes encontrarte con que tu estado de ánimo mejora y algunos dolores o pequeñas molestias desaparecen.

Imagen en Flickr.

Publicada el

Alimentos para mejorar el estado de ánimo y aumentar la energía

EnergíaHay días agotadores, días de mucho esfuerzo que nos dejan doloridos y cansados, pero también hay otros días que sin ser agotadores nos dejan en un estado de ánimo que nos impide hacer cosas habituales e incluso disfrutar de las que nos gustan. Días donde es difícil concentrase, tenemos menos paciencia, y hasta las tareas más sencillas se nos presentan enormes.

No te preocupes, para esos días te voy a recomendar tres superalimentos que te van a ayudar recargar tu energía, alimentos que te ayudan a tener una vida con más energía y más feliz.

Muchas personas dudan de que su energía aumente por incluir un determinado alimento es su dieta. Pues es posible, hay muchos estudios que lo confirman. Cuando hablamos de superalimentos en esencia nos referimos a alimentos que son mucho más ricos en vitaminas, minerales, nutrientes y fitonutrientes. Todos estos elementos nutren el cuerpo en un nivel muy profundo y necesario. Hay minerales, como el magnesio, que son fundamentales para más de 300 reacciones bioquímicas que se producen en el cuerpo. Si tenemos una ligera deficiencia de magnesio nuestro cuerpo no va a funcionar a pleno rendimiento.

Aquí están mis tres superalimentos favoritos para darme la energía y el ánimo que necesito cada día.

Maca

La maca es una planta que se cultiva en Perú, se usa la raíz y la vas encontrar en polvo. No crece en otros lugares, se seca y se pulveriza para evitar que pierda sus propiedades y poder exportarla al resto del mundo. Se lleva consumiendo desde la antigüedad para mejorar capacidades físicas y mentales.

La maca ha sido considerada como un gran adaptógeno que ayuda a disminuir los niveles de estrés, aumentar la fuerza y la resistencia. La maca es rica en calcio, hierro, zinc, potasio, manganeso y cobre, incluye vitaminas B2, B6 y C.

Para consumirla lo más sencillo es añadirla en el desayuno, en batidos, zumos, etc. Intenta añadirla a tu dieta y veras como te aporta muchos beneficios.

Más información: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3184420/

Cacao

El chocolate es un superalimento. No estoy hablando de las barras de chocolate que encuentras en el supermercado. Me refiero al cacao original que puedes encontrar en polvo. El chocolate es rico en magnesio, hierro, manganeso, zinc, potasio, calcio, fosforo, cobre y vitaminas B1, B2, B3, B6 entre otras.

También es rico en triptófano, un aminoácido fundamental para la producción de serotonina, una sustancia estrechamente relacionada con nuestro estado de ánimo. Otros componentes que incluye el cacao y que nos ayudan con nuestra energía y el ánimo son la cafeína y la teobromina. Los dos son potentes estimulantes.

Más información: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3820066/

Almendras, avellanas, nueces de Brasil y anacardos

Ya he comentado que el magnesio es un mineral fundamental para nuestro cuerpo, pero además es muy importante en la producción de energía ya que tiene un papel clave en el proceso que convierte el azúcar en energía. Tener unos niveles bajos de magnesio nos puede dejar sin energía.

Almendras, avellanas, nueces de Brasil, anacardos y otros frutos secos nos aportan múltiples nutrientes, incluyendo magnesio, vitaminas, proteínas y fibra. No es mala idea tener cerca una bolsita de estos frutos secos para mantener la energía a lo largo de todo el día.

En un estudio realizado en el Department of Agriculture’s Human Nutrition Research Center, se comprobó que las mujeres con deficiencias de magnesio aumentaban su ritmo cardiaco y requerían de más oxigeno para realizar tareas físicas. Sus cuerpos estaban consumiendo más energía que alguien con un nivel de magnesio correcto.

Las nueces de Brasil son el alimento con más selenio y hay estudios que vinculan la deficiencia en este mineral con un estado de ánimo bajo. No hay que exagerar ya que una dosis alta de selenio es toxica. Este fruto seco hay que comerlo con moderación.

Más información: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22254047

Agua, omega-3, hierro y el ejercicio

No dejes de beber agua, una pequeña deshidratación puede hacer que te sientas cansado. Mantenerse hidratado te evitara un cansancio prematuro. Algunos estudios sugieren que la deshidratación suave puede influir en el metabolismo afectando a tu energía. La solución es sencilla, bebe mucha agua durante todo el día.

Otros nutrientes como los ácidos grasos omega-3 mejoran el estado de ánimo y la función del cerebro. Se han publicado estudios que muestran como los ácidos grasos omega-3 pueden elevar el estado de ánimo e incluso proteger contra la depresión.

La fatiga es uno de los síntomas más comunes de la deficiencia de hierro. La falta de hierro afecta a nuestra capacidad para concentrarnos y pensar.

Además de una dieta adecuada, el ejercicio es otra forma de aumentar la energía y mejorar el estado de ánimo. Aumentar nuestra actividad física aumenta nuestra energía, basta con caminar 15 minutos para notar los beneficios en poco tiempo. Pruebas realizadas en la Universidad Estatal de California comprobaron que una caminata rápida de 10 minutos, aumento de energía la energía de los participantes y sus efectos permanecieron hasta dos horas después. Cuando las caminatas de 10 minutos se hicieron diarias y continuaron durante tres semanas, mejoraron los niveles de energía y el estado de ánimo.

Imagen: Pixbay

Publicada el

¡Vive el otoño!

Vive el otoñoA quién no le ha pasado que al llegar el otoño le entra una cierta tristeza debido al cambio de una estación cálida a una más fría, al acortamiento de los días o al cambio de hora.
Para mí la llegada del otoño significa salir a la naturaleza solo o en compañía. Disfruto mucho con esta estación que, además, aporta mucho a mi salud.

Afortunadamente vivo en un pueblo en el que puedo disfrutar de la naturaleza con sólo alejarme cinco minutos de casa. ¡Me encanta pasear en otoño por el monte!

La paleta de colores es impresionante: marrones, ocres, amarillos, y la temperatura me permite practicar actividades físicas al aire libre sin llegar a ser tan asfixiante como en verano y sin el polen como en primavera.

Al pasear en otoño estimulo mi mente con los aromas naturales del campo. Dicen que en otoño aumenta la testosterona, hormona asociada al deseo sexual… Habrá que preguntar en casa si han notado algo.

Disfruto muchísimo también con mi hijo. Solemos recolectar hojas de todos los colores y clases, que luego intentamos identificar y clasificar. ¡A veces incluso lo conseguimos! Aunque a él lo que de verdad le gusta es amontonar hojas y luego saltar sobre ellas.

También recogemos frutos y vegetales típicos del otoño, como las castañas y las setas, estas últimas con mucho cuidado, y luego, ya en casa, nos encanta cocinarlas y comerlas sabiendo que las hemos recogido nosotros. ¡Qué satisfacción! Pero eso sí, sin dejar de lado el paseo por el mercado local, para la compra de productos de la temporada como naranjas, mandarinas, granadas, nueces, alcachofas, etc. Qué alegría, cuanta variedad.

¡¡Vive el otoño!!

Imagen Pixabay.com

Publicada el

5 alternativas naturales al azúcar

alternativas naturales al azucar¿Te gustan los dulces? A mí también, a todos nos gusta disfrutar de un dulce de vez en cuando. ¿Piensas que el azúcar refinado es la única opción para hacer dulces? Te equivocas, existen opciones más saludables, alternativas a los edulcorantes completamente refinados y desprovistos de nutrientes.

Te voy a dar cinco alternativas naturales al azúcar. Cinco edulcorantes con una producción menos industrializada que conservan muchos de los nutrientes de su origen. Su composición hace que se metabolicen más lentamente, siendo menos propensos a causar altibajos en los niveles de azúcar en la sangre.

Dátiles
Tienen casi un 70 por ciento de azúcar, están llenos de fibra, hierro, fósforo y potasio. Para endulzar se usan molidos o triturados, también se suelen mezclar con pasas. Como no se disuelve en líquidos es inadecuado para su uso en bebidas y algunas recetas de repostería. Sin embargo, es el complemento ideal para bollería y pan integral.

Stevia
La stevia se obtiene de una planta con el mismo nombre, no tiene calorías y es hasta 300 veces más dulce que el azúcar. Se ha utilizado como edulcorante durante siglos en América del Sur, y en Japón desde hace décadas. Se comercializa en forma de polvo o extracto líquido, pero también puedes cultivar tu propia planta y utilizar las hojas para endulzar bebidas. Puede ser útil para las personas con diabetes ya que no provoca un aumento en los niveles de glucosa en sangre. Te recomiendo que pruebes las distintas marcas que hay en el mercado hasta encontrar la que te guste ya que como veras algunas dejan un regusto final que te puede resultar desagradable.

Miel
Creo que la miel es el edulcorante de producción natural más conoció y antiguo del mundo. Es hecha por las abejas a partir del néctar de las flores, con lo cual su sabor y color varía en función de las plantas que rodean la colmena. Está repleta de nutrientes, vitaminas, aminoácidos, minerales y tiene múltiples propiedades saludables. La miel es un edulcorante muy versátil y se usa en repostería desde tiempos inmemorables. Tiene una pega, las calorías.

Miel de caña o melaza
Es un producto derivado de la caña de azúcar, es liquida, espesa y de color oscuro. Tiene importantes cantidades de vitaminas y minerales. Por su alto contenido en hierro, cobre y magnesio se recomienda en dietas para personas anémicas. Hay que usar pequeñas cantidades ya que tiene un sabor muy intenso. Cuanto más oscura sea la miel de caña, mejor, ya que en el proceso de clarificado pierde muchos de sus nutrientes.

Azúcar de coco
El coco está de moda, agua de coco, aceite de coco y como no, el azúcar de coco. No confundir con el azúcar de palma. Se obtiene a partir de la savia de la palma de coco que se calienta para evaporar el contenido de agua y pasa de ser un líquido que cristaliza y se convierte en azúcar de coco. Su aspecto es muy parecido al azúcar moreno. Además de los nutrientes que tiene destaca por su bajo índice glucémico. El índice glucémico es una medida que indica la rapidez con la que los alimentos elevan los niveles de azúcar en la sangre.

Con estas cinco alternativas naturales al azúcar podrás endulzar tu vida de una forma más saludable. No debes olvidar de que todos son edulcorantes naturales y que son más saludables que el azúcar refinado, pero la mayoría de ellos siguen siendo técnicamente azúcar y debes disfrutarlos como golosinas, con moderación.

Publicada el

6 formas naturales de reforzar el sistema inmunitario

AjosNuestro sistema inmunitario nos protege, y si esta débil estamos abriendo una puerta a las enfermedades. Por suerte para todos hay formas naturales de reforzar el sistema inmunitario. No podemos olvidar que un simple cambio de estación nos puede hacer sentirnos cansados, débiles y afectar a nuestras defensas. El cuerpo tiene que adaptarse a las nuevas temperaturas y recuperar su equilibrio, es el momento de echarle una mano.

En este artículo te voy a recomendar una serie de sustancias naturales para reforzar el sistema inmunitario, que puedes encontrar en la cocina o en el herbolario más cercano. El refuerzo que aportan te puede evitar que termines teniendo que acudir a los medicamentos.

El ajo.
Es el antibiótico de la naturaleza. Es estupendo y no debería faltar en tu dieta. El probado valor bactericida del ajo, viene dado principalmente por la alicina que se obtiene al combinar aliina con alinasa, dos sustancias muy presentes en el ajo. Para mantener las propiedades antibacterianas, antifúngicas e incluso antivirales del ajo hay que consumirlo crudo, ya sea picado o machacado. Si te preocupa el aliento, hay remedios naturales para evitarlo.

La comida fermentada.
La comida fermentada existe desde el origen de los tiempos, era una de las formas de poder mantener en el tiempo ciertos alimentos cuando no existía el congelador. La comida fermentada contiene bacterias beneficiosas (probióticos) para nuestra flora intestinal. En la flora intestinal es donde tenemos nuestra primera barrera de defensa, debemos cuidar nuestro intestino si queremos mantenernos sanos. Hay muchos y deliciosos platos de comida fermentada como chucrut, kimchi y el kéfir (parecido al yogur).

Probióticos.
Ya los he mencionado al hablar de la comida fermentada y los vuelvo a mencionar porque son fundamentales para nuestra salud. Nuestro cuerpo usa bacterias beneficiosas para defenderse de las perjudiciales. Esta lucha se libra en nuestra flora intestinal y nuestro estilo de vida junto con nuestra alimentación hace disminuir el nivel de bacterias buenas que tenemos.

Por eso no es malo plantearse tomar un suplemento de probióticos con el que ayudar a nuestra flora intestinal. Tener un intestino sano es fundamental para nuestro sistema inmunológico.

Cúrcuma.
Es una planta originaria de Asia, es muy utilizada como colorante en la cocina india. Se usa como planta medicinal desde hace mucho tiempo pero últimamente ha destacado por sus cualidades antioxidantes y propiedades antiinflamatorias. Además de estos usos la incluyo en esta lista porque varios de sus componentes tienen propiedades antihongos y antibacterias. Para mejorar la absorción de la cúrcuma hay que tomarla junto con pimienta negra.

Vitamina D.
La vitamina D es fundamental para nuestro sistema inmunológico. Normalmente la obtenemos de la luz solar pero la cantidad que producimos depende de muchos factores, tiempo de exposición, color de la piel, nuestro peso, por eso es importante saber si estamos bajos de vitamina D y determinar si es necesario tomar un suplemento de vitamina D.

Glutatión.
Terminamos con este potente antioxidante que genera nuestro cuerpo. Además de ser un gran antioxidante se encarga de eliminar muchas de las toxinas que se encuentra en nuestro organismo. El glutatión es un componente fundamental en nuestro sistema inmunológico y su disminución afecta a nuestra capacidad de defendernos frente a las enfermedades.

El glutatión no es un nutriente esencial, ya que se sintetiza dentro de nuestro cuerpo a partir de los aminoácidos L-cisteína, ácido L-glutámico y glicina. El ácido glutámico y la glicina se encuentran en casi todos los alimentos que comemos, pero la cisteína es algo más escasa encontrándose principalmente en huevos, ajo y leche. También se pueden comer alimentos ricos en selenio (lentejas, guisantes, atún, sardinas,…), que ayudan a elevar los niveles de glutatión. La otra opción que encontraras en tu herbolario es un suplemento con glutatión para esos momentos con las defensas bajas.

Imagen de flickr

Publicada el

4 pequeños cambios para ayudarte a perder peso

golosinasPerder peso no es fácil. Si lo fuese no daría para tantos artículos, tantos métodos y tantos problemas. Normalmente implica un cambio de hábitos y es un proceso más lento de lo que nos gustaría.

Sin embargo hay unos sencillos pasos, que no fáciles, que te pueden ayudar en el viaje que empiezas. No todas las estrategias o métodos para perder peso son adecuadas para todo el mundo. Hay personas que responden mejor a ciertos cambios o estilos de alimentación que a otros. Escoge uno de los sencillos hábitos que proponemos, llévalo adelante y según los resultados que obtengas ajústalo a tus necesidades.

Come hasta que estés satisfecho pero no lleno.

A veces comemos hasta sentirnos atiborrados, no queremos dejar nada en el plato. El exceso de comida es lo que nos hace sentirnos pesados, cansados y lentos a media tarde. Hay que sentirse satisfechos, no tener hambre y comer lo justo. Conseguir esto puede ser un gran cambio si normalmente comes hasta hartarte. Come despacio con atención plena, saboreando y masticando, fíjate en los mensajes que te manda tu cuerpo. Muchas veces con este cambio podemos empezar a ver bajar los kilos.

Descansa lo suficiente.

Cuando uno está cansado es más difícil tomar las decisiones correctas. No dormir lo suficiente altera nuestro cuerpo y puede afectar a las hormonas que regulan nuestro apetito. Podemos sentir deseos de comer cuando no lo necesitamos.

Mantén el azúcar al mínimo.

El primer paso para dejar el azúcar al mínimo, es abandonar o reducir el consumo de bebidas edulcoradas o gaseosas. Después de eso tenemos que empezar a dejar los pasteles, la bollería y las galletas. Evita endulzar los postres con miel y jarabes. Solo puedes comer un pequeño dulce después del cena, consumir dulces varias veces al día, hace subir y bajar tus niveles de azúcar como si estuvieses en una montaña rusa.

Come proteínas junto con muchos vegetales.

Las proteínas son fundamentales y te hacen sentirte lleno rápidamente. Come proteínas todos los días, carne, pescado, huevos y legumbres. Puedes encontrar proteínas vegetales y animales, combínalas en tu dieta, pero no te olvides de comerlas junto con una gran cantidad de vegetales, para obtener las vitaminas, minerales y antioxidantes que necesitas pero con pocas calorías.

Recuerda que debes seleccionar uno de cambios que te proponemos y probarlo antes de pasar a otro. Cualquiera de ellos puede ser el cambio que te lleve a alcanzar la meta que te has marcado.

Imagen de Flickr.

Publicada el

¿Necesito suplementos nutricionales?

Suplementos nutricionalesNos hacen consultas sobre los suplementos nutricionales y cuales se deben tomar para ciertos estados. Es difícil dar consejos sobre algo tan complejo como los suplementos nutricionales pero te animamos a que consultes con un profesional y que investigues sobre vitaminas y suplementos buscando aquellos que te funcionen mejor.

La producción y el procesado industrial de muchos de los alimentos que consumimos, junto con el uso de tierras cada vez más empobrecidas está haciendo que aunque nos sobre la comida su calidad en nutrientes descienda. Si a esto le añadimos las toxinas que abundan en nuestro ambiente nos encontramos con muchas personas que tienen alguna deficiencia en su nutrición. Los suplementos nutricionales, sin ser un sustituto de una correcta alimentación, pueden ayudar a llenar esos vacios.

Las deficiencias en nutrientes que son más habituales incluyen:

Vitamina D. La falta de luz solar puede ser tan perjudicial como una mala alimentación. Trabajamos en oficinas, nos desplazamos en coche y finalmente reducimos drásticamente nuestra exposición al sol disminuyendo la vitamina D que nuestro cuerpo es capaz de sintetizar con la luz solar.

Magnesio. El magnesio es uno de los elementos más abundantes en la naturaleza, y es fundamental para muchos procesos que ocurren en nuestro cuerpo, pero el abuso del suelo agrícola hace difícil obtener suficiente magnesio en la dieta. Más información sobre el magnesio en Herbolae.

Los probióticos. Muchas veces por simple comodidad no consumimos alimentos fermentados, alimentos con microorganismos vivos como los yogures frescos, el kéfir, el jocoque y otros. Consumir suficientes probióticos ayuda a mantener un buen equilibrio de las bacterias en el intestino.

Grasas saludables. La grasa es necesaria, suena raro pero es algo indiscutible. Cuando abusamos es cuando tenemos problemas. Pero hay que distinguir entre grasas saturadas, que son necesarias, pero su consumo debe ser limitado, y grasas insaturadas, son grasas que debemos consumir de forma regular. Aquí entraría el famoso Omega 3.

Hay muchos tipos de suplementos nutricionales y los puedes encontrar en múltiples formatos. Consumirlos puede ser una gran ayuda para tu salud sin olvidar que no son la solución para un estilo de vida poco saludable.

¿Qué vitaminas tomas? ¿Has notado alguna diferencia desde que las tomas?

Imagen: flickr.com

Publicada el