Consejos para eliminar toxinas de tu vida

peligro pesticidasNuestro mundo ha cambiado drásticamente en los últimos 100 años, con avances asombrosos en la sociedad y la tecnología. Por desgracia este desarrollo tan acelerado está dando lugar al aumento de enfermedades crónicas que antes eran muy poco habituales. Uno de los muchos factores que han ocasionado un aumento de las enfermedades crónicas y de las denominadas enfermedades autoinmunes es nuestra exposición a infinidad de sustancias químicas antes casi desconocidas en nuestro entorno.

Nos enfrentamos ante un problema más grave de lo que podemos pensar y nos afecta a todos, causando problemas de salud que van desde el cáncer y la diabetes a la infertilidad. Siempre hemos sabido que en grandes cantidades, muchos de los productos químicos a los que estamos expuestos son tóxicos. Sin embargo, ahora sabemos que incluso en cantidades infinitamente más pequeñas, muchos de ellos pueden ser muy perjudiciales.

Cada día, estamos expuestos a miles de sustancias químicas, en nuestros alimentos, el agua y el aire. Nuestro cuerpo, ha construido en un sistema de desintoxicación muy eficiente que funciona de forma permanente, a través de nuestro hígado, intestino, piel, riñones y pulmones. Por desgracia las cantidades que recibimos de ciertas sustancias hacen que las acumulemos de forma perjudicial. En otros casos, algunas de esas sustancias no son consideradas como toxicas por nuestro organismo, llegando a participar e influir en las reacciones químicas que se producen en el cuerpo.

Deberíamos evitar o limitar la exposición a sustancias químicas toxicas, pero están en todas partes y es algo muy difícil. Sin embargo, debemos ser proactivos e intentar reducir esta exposición. Buscando como reducir esta exposición se nos plantean opciones que pueden suponer una cambio en nuestro estilo de vida pero en esta lista he querido buscar unas estrategias sencillas de poner en práctica en el día a día.

1. Usa cosméticos y productos para el cuerpo que sean ecológicos.

Tu maquillaje debe contener sólo ingredientes naturales. Recuerda, si no lo puedes comer, tampoco lo deberías aplicar sobre la piel. La piel absorbe todas las sustancias que se encuentran en los jabones, champús y productos de maquillaje.

Muchos cosméticos comerciales están cargados metales pesados y otros ingredientes tóxicos. Lo mismo ocurre con los productos corporales que van desde champús y desodorantes a los protectores solares. Entre sus contenidos encontramos ftalatos y triclosan, que según diversos estudios tienen efectos muy perjudiciales en la salud.

Podemos encontrar en el mercado grandes opciones en productos de belleza y cuidado personal no tóxicos y ecológicos.

2. Usa productos de limpieza ecológicos.

Muchos de los detergentes, suavizantes y productos de limpieza de uso doméstico contienen sustancias dañinas para su salud.

Busca productos de limpieza ecológicos que no contengan cloro o amoniaco. Selecciona los que sean libres de petróleo, biodegradables o sin fosfatos, busca etiquetas ecológicas.

3. Come orgánico, come sano.

Cuando comes alimentos ecológicos estas ingiriendo menos pesticidas y estas ayudando a proteger el medio ambiente. Aunque hay debate sobre si muchos de estos alimentos tienen niveles superiores en nutrientes a los no orgánicos, lo que está claro es que son más seguros y saludables.

Si comer ecológico te resulta caro, intenta que algunos de los ingredientes de tu dieta sean ecológicos. Sobre todo aquellos que aparecen en la lista de los más contaminados o que vienen de países con una legislación más permisiva con la contaminación y los pesticidas. Y no te olvides de lavar muy bien todo lo que comes.

4. Deja de consumir productos perjudiciales.

El tabaco, el alcohol, e incluso la cafeína. Cuidado con las bebidas energéticas.

5. Reduce tus niveles de estrés.

Práctica de forma regular técnicas de relajación, perdona, busca la atención plena en lo que haces, y libérate emociones que son una carga. El estrés es una toxina, y muy perjudicial si es crónico. Nuestro cuerpo reacciona frente al estrés y si este es muy continuado puede llevarnos a distintas enfermedades.

Si tienes problemas emocionales no dudes en buscar ayuda, si es necesario.

6. Haz ejercicio.

Hacer ejercicio mueve nuestro cuerpo y libera toxinas. Practicar ejercicio regularmente nos permite liberar paulatinamente a través de la piel muchas de las toxinas que acumulamos con el sudor. Respirar profundamente limpia los pulmones.

Sudar es una forma de eliminar las toxinas del cuerpo. Utilizar una sauna o hacer ejercicio nos ayuda a sudar.

7. Cuida los intestinos.

Nuestros intestinos son una parte fundamental para evitar la absorción de toxinas y la expulsión de los desechos. Evita el estreñimiento que dificulta la expulsión de las heces y mantiene en nuestro interior sustancias que deben salir lo antes posible.

8. Cuidado con los ambientadores.

Los ambientadores, velas e inciensos, pueden oler bien pero contener ingredientes tóxicos. La OCU ya lo denuncio en un informe publicado el año pasado. Utilice aceites esenciales en su lugar, es una mejor forma de conseguir un buen ambiente y más saludable.

9. Trae la naturaleza a tu hogar.

Una manera sencilla y económica de limpiar el aire que respiras es tener plantas dentro de casa y de tu lugar de trabajo.

10. Descansa.

Vamos a terminar esta lista con el sueño. Descansar es la mejor manera de mantener la capacidad de desintoxicación del cuerpo, tanto a nivel mental como físico. Valora si te levantas fresco cada mañana. Si no es así, párate y plantéate porque no tienes ese sueño reparador que todos necesitamos.

Espero que algunos de estos simples consejos te ayuden a tener una vida más libre de tóxicos. Si incorporas alguno de estos consejos a tu vida vas a reducir tu exposición a productos químicos tóxicos con lo que puedes reducir el riesgo de padecer algunas de las enfermedades crónicas que afectan a tantas personas hoy en día. También puedes encontrarte con que tu estado de ánimo mejora y algunos dolores o pequeñas molestias desaparecen.

Imagen en Flickr.

Publicada el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *