Consejos para ser feliz

felicidadLa felicidad no aparece por arte de magia, la felicidad es algo que tienes que cultivar. Ser feliz o no depende de nuestra personalidad, pero sobre todo, depende de pensamientos y comportamientos que podemos controlar y cambiar. Gracias a eso, se puede aprender a ser feliz.

¿Sabes cómo ser feliz? Te voy a plantear 11 hábitos sencillos para ser más feliz.

1. Haz ejercicio

No tienes que estar todo el día haciendo ejercicio, basta con 10 minutos. Empieza con algo que puedas encajar en tu agenda. El ejercicio ha demostrado tener un efecto muy beneficioso en el bienestar físico y metal. Se usa como una estrategia muy eficaz para superar la depresión, pero no tienes que estar deprimido para beneficiarte al hacer algo de ejercicio.

El ejercicio te va a ayudar a relajarte, aumentará tu capacidad de concentración e incluso mejorará tu imagen física.

2. Descansa, duerme mejor

Ya sabemos que el sueño nos permite recuperarnos todos los días y que cuando descansamos estamos más productivos en nuestras tareas diarias. Además se ha descubierto que el sueño también es importante para la felicidad. Diversos estudios han planteado que descansar nos hace menos sensibles a emociones negativas. Tampoco podemos olvidar que un buen descanso te hace empezar el día con mejor actitud y eso puede marcar la diferencia para tener un día feliz.

3. Cuida tus relaciones

La felicidad depende de cómo manejamos nuestras emociones y nuestras relaciones con los demás. El tiempo que pasas con tu familia o con tus amigos influye decisivamente en lo feliz que te sientas. Casi todas las cosas que pensamos que nos harán más felices solo son en realidad maneras de aumentar nuestras relaciones, de tener más amigos.

Todas las relaciones con amigos o familiares hay que cuidarlas y el tiempo que dediques a relacionarte con los demás es muy valioso. Tienes que hacerles saber que aprecias lo que hacen por ti y que son una parte importante de tu vida.

4. Sal al exterior

En cuanto haga buen tiempo sal a la calle, a un parque, al campo, a la playa. Estar 20 minutos al aire libre es suficiente para que tengas un estado de ánimo positivo. Veinte minutos es un espacio de tiempo bastante corto que puedes encajar en los desplazamientos al trabajo, en la hora de la merienda o un descanso.

5. Ayuda a otros

Dedica dos horas a la semana a ayudar a los demás. Este es uno de los mejores consejos que te puedo dar para ser feliz. Ayuda a los demás. Hacer el bien tiene un efecto inmediato en nuestro bienestar y si se hace de forma continuada su efecto te hace ver la vida de una forma más positiva, más plena.

Si no puedes liberar dos horas a la semana plantéate participar en una actividad de voluntariado al año. Una actividad que te ocupe un fin de semana, una semana, el tiempo que puedas disponer.

sonrie6. Sonríe, sé optimista

Sonreír te puede hacer sentir mejor, pero no una falsa sonrisa, es mejor si detrás de esa “sonrisa real” hay pensamientos positivos. Tienes que desarrollar el hábito de ver el lado positivo de las cosas. No hay que engañarse, sabemos que suceden cosas malas, pero casi siempre lo que es correcto triunfa sobre lo que está mal.

Tienes que combatir las emociones negativas como el pesimismo y el resentimiento, fomentando las emociones positivas. Dependiendo de tu personalidad te puede llevar tiempo cambiar la forma de ver las cosas. Debes empezar por reconocer los pensamientos negativos cuando se producen, detenerlos haciéndote las siguientes preguntas. ¿La situación es realmente tan mala? ¿Hay otra manera de ver la situación? ¿Qué puedo aprender de esto para el futuro?

Otra posibilidad para recuperar el optimismo es llevar un “diario de buenos momentos”, un documento donde escribas cada día uno o dos momentos que merezcan la pena ser recordados (esta idea la saque del blog de Ángel María). No tienen que ser grandes cosas: un abrazo, un momento de risas con tus hijos, un paseo en bici… Este diario es una estupenda herramienta para ver los aspectos positivos que tiene la vida.

7. Se agradecido

La gratitud es algo más que decir gracias, es agradecimiento a la vida, es reconocer la buena fortuna. Tienes que conseguir que la gratitud sea el último pensamiento antes de ir a dormir. Hacer esto te acerca a la felicidad.

Te propongo un sencillo ejercicio. Al empezar el día o al finalizar siéntate y escribe tres cosas por las cuales estás agradecido ese día. Puedes repetirlas pero no dejes de escribirlas y de sentir el agradecimiento por ellas. Este ejercicio es otra forma de ver el diario de buenos momentos que menciono en el punto anterior.

8. Encuentra tu propósito

Aquellos que se esfuerzan por alcanzar un objetivo o cumplir una misión son más felices que los que no tienen esas aspiraciones. Tener un objetivo te da una sensación de propósito y refuerza la autoestima. Trata de alinear alguna de tus actividades diarias con el propósito de tu vida.

¿Tienes un objetivo en tu vida? Puedes ser cualquier cosa, cuidar un jardín, un huerto, dar un futuro mejor a tus hijos o una búsqueda espiritual. Si no tienes un objetivo hazte las siguientes preguntas para descubrir cuál es tu propósito: ¿Que me entusiasma y me da energía? ¿Cuáles son mis mayores éxitos? ¿Cómo quiero que me recuerden?

9. Perdona

El rencor puede afectar tanto a la salud física como a la mental, hay que perdonar. No pasar página sobre algo malo que te haya pasado te puede llevar a un agujero sin salida.

Puede ser difícil pero estos pasos quizás te puedan ayudar a perdonar. En primer lugar, recordar el dolor. Entonces empatizar y tratar de entender el acto desde el punto de vista de la persona que nos ha hecho daño. Sé altruista, recuerda algún momento en tu vida en el que te perdonaron. Pon tu perdón en palabras, escríbelo.

10. Medita

La meditación es una potente herramienta que te ayuda a centrarte, a clarificar las cosas y a mantener la calma. Meditar de forma regular te hará más feliz a largo plazo.

Aunque puede parecer complicado solo es cuestión de empezar y de ir mejorando la técnica para meditar. En el siguiente video tienes un método que te puede ayudar a empezar de una forma sencilla, basta con dedicarle 1 minuto al día.

11. Planifica un viaje

Aunque no lo puedas hacer solo por planificar un viaje veras como mejora tu ánimo. Imagínate pensando un destino, ese sitio que quieres visitar, piensa como vas ir, que lugares concretos quieres conocer, busca imágenes de esos lugares. Encuentra el hotel donde te vas a alojar. No te olvides de pensar las actividades que puedes realizar, excursiones a caballo, submarinismo o visitas a museos.

Aunque este año no lo puedas hacer, quizás estas abriendo la puerta a una posibilidad más cercana de lo que piensas y tu sensación de felicidad aumentará.

Si has llegado hasta aquí, has demostrado interés en ser feliz y eso es lo más importante. La intención de ser feliz es lo primero que debes tener claro. Elige ser feliz, porque puedes ser feliz. Una vez que te hayas decidido a ser más feliz, selecciona las estrategias que te resulten más adecuadas a tu situación.

No pienses en la felicidad como un resultado, tienes que verla como el camino. Por eso te planteo en los distintos puntos ejercicios prácticos que al hacerlos te producen sensaciones y emociones que te acercaran a la felicidad.

No lo retrases esperando un día en el que estés menos ocupado, céntrate en los aspectos positivos del momento presente, empieza a trabajar ahora. Sin vivir el pasado ni preocuparte por el futuro.

Imágenes de Flickr y Flickr.

Publicada el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *