¡Vive el otoño!

Vive el otoñoA quién no le ha pasado que al llegar el otoño le entra una cierta tristeza debido al cambio de una estación cálida a una más fría, al acortamiento de los días o al cambio de hora.
Para mí la llegada del otoño significa salir a la naturaleza solo o en compañía. Disfruto mucho con esta estación que, además, aporta mucho a mi salud.

Afortunadamente vivo en un pueblo en el que puedo disfrutar de la naturaleza con sólo alejarme cinco minutos de casa. ¡Me encanta pasear en otoño por el monte!

La paleta de colores es impresionante: marrones, ocres, amarillos, y la temperatura me permite practicar actividades físicas al aire libre sin llegar a ser tan asfixiante como en verano y sin el polen como en primavera.

Al pasear en otoño estimulo mi mente con los aromas naturales del campo. Dicen que en otoño aumenta la testosterona, hormona asociada al deseo sexual… Habrá que preguntar en casa si han notado algo.

Disfruto muchísimo también con mi hijo. Solemos recolectar hojas de todos los colores y clases, que luego intentamos identificar y clasificar. ¡A veces incluso lo conseguimos! Aunque a él lo que de verdad le gusta es amontonar hojas y luego saltar sobre ellas.

También recogemos frutos y vegetales típicos del otoño, como las castañas y las setas, estas últimas con mucho cuidado, y luego, ya en casa, nos encanta cocinarlas y comerlas sabiendo que las hemos recogido nosotros. ¡Qué satisfacción! Pero eso sí, sin dejar de lado el paseo por el mercado local, para la compra de productos de la temporada como naranjas, mandarinas, granadas, nueces, alcachofas, etc. Qué alegría, cuanta variedad.

¡¡Vive el otoño!!

Imagen Pixabay.com

Publicada el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *